Llega la Semana Santa y con ella los primeros días de vacaciones en los que españoles aprovechamos para hacer una escapada y disfrutar del esperado tiempo libre. El sector turístico pronostica para esta Semana Santa un incremento en el número de viajes en coche que realizaremos los españoles, y con ello un incremento de los precios de transporte, hoteles y otras actividades.

La semana del 17 al 21 de abril se convierte este año en una de las fechas más buscadas en los sitios de alquiler de coches. Cada vez hay más formas de desplazarse en coche sin necesidad de vehículo propio y prácticas como el carsharing son cada vez más habituales en nuestras carreteras.

Pero, ¿cómo evitar gastos extra a la hora de alquilar un vehículo? Estos son algunos consejos útiles a tener en cuenta si queremos alquilar un coche esta Semana Santa:

1. Haz una búsqueda minuciosa.

Debemos hacer una profunda investigación antes de decidirnos por un alquiler y leer bien la letra pequeña antes de contratar el coche. Es recomendable utilizar sitios web de comparación de empresas de alquiler, elegir bien el tipo de vehículo e informarnos si tienen algún descuento o promoción.

2. Un punto clave: la compañía elegida.

Con el incremento de las nuevas plataformas de movilidad, cada vez hay nuevas empresas que permiten movernos por toda la geografía española, incluso algunos puntos de Europa, por muy poco dinero.

Para viajar en temporada alta, la mejor opción son aplicaciones como Drivy o SocialCar, que se encargan del alquiler de vehículos de particulares, o DriiveMe, un revolucionario sistema de alquiler de coches en el que todos los trayectos tienen el coste de un euro. DriiveMe ofrece más de 20.000 coches que pueden ser reservados en su web y app por el módico precio de un euro. Además, esta compañía francesa ofrece modelos de todo tipo, desde compactos de 5 plazas hasta pick-ups, campers o grandes furgonetas, y tiene trayectos por toda Europa.

3. Evite la política de “lleno-vacío”.

Algunas compañías ofrecen una política que permite dejar el coche con el tanque vacío, pero eso implica que el precio del combustible lo deciden ellos, por lo que podemos acabar pagando una cantidad mucho más alta que la de una gasolinera. En su lugar, lo mejor es optar por una política de combustible completa “lleno-lleno” que nos permita dejar el tanque como lo recogimos y el precio corre de nuestra cuenta.

4. Atención con los seguros extra.

El seguro es uno de los gastos extra que casi todos elegimos a la hora de alquilar un coche. Antes de reservar un viaje, es importante saber el tipo de seguro incluido, si tiene o no franquicia (y de cuánto) y cuáles son sus excepciones. En ocasiones es mejor contratar un seguro externo ya que cada vez más empresas permiten contratar una póliza por días e incluso horas. Además, hay compañías que ofrecen la posibilidad de incluir el seguro de un vehículo en tu póliza de vida.

5. Reserva la fecha y hora con cuidado.

Algunas compañías se aprovechan de los retrasos a la hora de entregar el vehículo y unas horas extra puede costarnos más que el trayecto completo. Por ello es recomendable reservar alguna hora más de lo previsto para entregar el coche e intentar que siempre haya alguien para revisarlo en la oficina de entrega.

Además, hay que tener cuidado a la hora de realizar algún cambio una vez reservado, ya que el precio total se vuelve a calcular y puede ser mucho más caro.

Sin duda, el uso de nuevas plataformas de movilidad hacen que viajar sea cada vez más fácil y con un precio más bajo.